Back to the Future 'DeLorean Time Machine'

Actualizado: 30 de jul de 2020

En esta oportunidad recordamos al asombroso vehículo que se apoderó del papel de máquina del tiempo: el DeLorean DMC-12.


Back to the Future se estrenó el 3 de julio de 1985 y resultó un éxito de taquilla. Esta mítica película de los años 80, dirigida por Robert Zemeckis y protagonizada por Christopher Lloyd y Michael J. Fox, cuenta la historia de un adolescente, Marty McFly, que se hace amigo de Doc, un excéntrico científico al que la gente toma por loco. Cuando Doc logra crear una máquina capaz de viajar en el tiempo (el DeLorean), algo sale mal y envía a Marty al año 1955, cuando aquellos que llegarán a ser sus padres aún no se habían conocido. En un principio Marty impide su encuentro, pero cuando se da cuenta de su identidad, multiplica sus esfuerzos para que se conozcan y se casen, ya que de lo contrario él dejaría de existir.



El DeLorean de Back to the Future (titulada Regreso al Futuro en América Latina y España), fue un DMC-12, el único modelo producido por DeLorean Motors Company entre 1981 y 1983, y el apasionado proyecto de John Zachary DeLorean, un ejecutivo de General Motors que dejó la compañía en 1971 para formar la suya.


El DMC-12 se diseñó como un auto deportivo muy avanzado para su tiempo; contaba con una carrocería de acero inoxidable pulido y puertas levadizas tipo alas de gaviota. A pesar de que su mercado objetivo era EEUU, fue fabricado en Irlanda, que en ese momento pasaba por una fuerte crisis de empleo y se podían obtener subsidios del gobierno. La fábrica era un espacio moderno que otorgaba buenos salarios a sus empleados.


John DeLorian consiguió reunir 200 millones de dólares para iniciar operaciones, y lo hizo obteniendo inversiones de gente tan conocida entonces como Johnny Carson. Su otro gran inversionista fue el gobierno inglés, que trataba de crear trabajos en la inestable Irlanda del Norte y contribuyó con 120 millones. La producción del auto enfrentó serios problemas que retardaron el ensamble hasta principios de 1981, y cuando finalmente se ofreció al público, las ventas fueron decepcionantes. El auto recibió críticas ambivalentes, si bien su apariencia impresionaba, no era tan rápido como otros autos contemporáneos como el Corvette.



De acuerdo al Museo DeLorean, una organización del norte de Houston encargada de preservar tanto la historia del auto como de su creador, en menos de dos años de producción, la compañía construyó alrededor de 9200 unidades.


En la película Back to the Future se utilizó un DeLorean como una máquina del tiempo, aunque el guion original hablaba de un refrigerador, pero por razones de logística para llevar a cabo la filmación, el director de la cinta sugirió utilizar un auto.


Durante las tres capítulos de la película, el carro fue modificado de varias formas, se le colocaron cables, circuitos, fuentes de poder (Mr. Fusion), turbinas, llantas levadizas y hasta ruedas para líneas férreas. En fin, se hizo del carro un todo terreno capaz de viajar por el tiempo.



Tras el estreno del filme en 1985, el auto se volvió inmensamente popular alrededor del mundo, convirtiéndose en una pieza de colección. A partir de entonces, las pocas unidades que sobrevivieron el paso de los años fueron convertidas en Time Machines y su precio aumentó exponencialmente.


Entre las réplicas a escala más destacadas constan las siguientes:


Hot Wheels ELITE 1:18 Back to the Future Time Machine


Welly 1:24 DeLorean Time Machine series

42 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo